Conexión que ilusiona

Que pedazo de futbolista es Griezmann cuando juega por dentro, cuanto daño hace a la defensa rival estando por zonas interiores, asociando con el lateral, el centrocampista y con Leo Messi. En diversas ocasiones desde este espacio se cuestionó su posición en la banda izquierda y ayer, por fin jugó donde tanto se había pedido.

El Barça ganó, goleó y gustó. Sergi Roberto volvió a destacar en el interior izquierdo, Vidal aunque limitado en zona de creación también se destacó en sus funciones, Suárez nos hizo acordar de sus mejores noches y, ¿cuando no? Messi dió un juegazo. A este equipo le falta mucho por mejorar pero sin duda por esta línea pueden conseguir grandes cosas.

Con el 4-3-1-2 Griezmann es determinante y Messi el motor del equipo. El francés jugando por fuera es uno más, pero en su zona de influencia es top 3. En fin, ya hacia falta ver un partido “divertido” del equipo culé.


Mario López