Foto: Edición Comentaristas.com

El 25 de noviembre del 2013 quedará en la historia como el día en que por fin los 124 socios que componían la junta de dueños del equipo, vendieron al Atlas fútbol club a Televisión Azteca por 50 mdp, algo así como 500 millones de pesos. Pareció el inicio de una historia diferente, comenzaba un Atlas de estirpe ganadora… 

Desde la compra de Tv Azteca, los rojinegros apenas pudieron acceder a 4 liguillas, Atlas solamente ha llegado a la grande del fútbol mexicano en cuatro ocasiones de doce torneos posibles, con un paupérrimo 34% en ninguna ocasión pasaron de la ronda de cuartos de final: 

Apertura 2014 – Atlas (1) – (2) Monterrey 

Clausura 2015 – Atlas (1) – (4) Guadalajara 

Apertura 2017 – Monterrey (2) – (6) Atlas 

Clausura 2017 – Guadalajara (1) – (1) Atlas; las Chivas avanzaron por posición en la tabla. Desde esa última vez frente al Guadalajara, los rojinegros no han vuelto a participar en liguilla. 

Después de malos resultados, bajo nivel deportivo, poca inversión y un desfile de entrenadores y directivos que no aportaron mucho a la causa atlista, Tv Azteca sellaba 5 años con Atlas, donde no pudieron darle esa alegría que su afición tanto añora, un campeonato. El 20 de mayo del 2019 se dio a conocer que Grupo Orlegi adquirió al equipo, aunque la televisora del Ajusco seguiría participando como accionista del equipo. 

Atlas vive apenas su segundo torneo bajo el mando de Orlegi, la campaña pasada los rojinegros se quedaron a 6 puntos de zona de liguilla, situación que estuvo en sus manos durante las últimas jornadas sin embargo, los dirigidos en aquel momento por Leandro Cufré se desplomaron en las últimas fechas, dejando ir su oportunidad de regresar a liguilla.  

El grupo que encabeza Alejandro Irarragorri, ya demostró en el pasado que son una empresa sería, que saben encaminar proyectos ganadores y el Santos Laguna es la clara prueba del gran trabajo que se puede realizar sin necesidad de inversiones millonarias.  

Esta temporada la paciencia se terminó pronto, Leandro Cufré fue destituido como entrenador para darle paso a la llegada de Rafael Puente del Río, desde entonces y con 4 partidos dirigidos, Atlas ha perdido todos los encuentros y no solo eso, la cara que ha mostrado el equipo es quizás la peor desde aquellos tiempos en que más de 120 socios controlaban a una institución tan querida en el occidente del país. Se puede ver en la cara del entrenador la situación que vive el equipo, tan desencajado en el banquillo, como en el campo. Si el equipo se ve abajo en el marcador, se desmoronan por completo anímicamente y esto se refleja en su fútbol.  

Aquellos rojinegros traían jugadores de poca calidad, de vez en cuando llegaba algún buen jugador que apenas brillaba y era vendido, salía alguien de la cantera que comenzaba a destacar y automáticamente era vendido y sobre todo el riesgo por perder la categoría, bajando a la división de plata pero aquellos equipos mostraban dignidad, mostraban vergüenza deportiva y al menos a su afición siempre la tenían “divertida” de ahí nació ese dicho de “A lo Atlas” era un equipo que te mantenía al filo de la butaca los minutos finales de cada partido, para bien o para mal. Podía caer un gol a favor o caer un gol en contra, un gol siempre pudo ser la diferencia entre ganar, perder o empatar, pero el aficionado pocas veces se iba sin vivir un espectáculo digno del boleto que pagó.  

Para nada se estaba mejor antes, entre malos manejos y pagos que tardaban en llegar, Atlas esta mejor que nunca en ese aspecto. Lo que no se debe perder al menos es esa identidad que construyeron entrenadores como Marcelo Bielsa y Ricardo La Volpe, este último siendo el que más cerca de quedó de darle la ansiada segunda estrella a los del paradero con esa generación de los niños héroes. Lo mínimo que pide una afición tan castigada es que los jugadores salgan a la cancha y representen dignamente a una institución que, históricamente al menos divertía al espectador.  

Por Julián Hernández