La última función del Chino

El pasado fin de semana nos dejo varias cosas interesantes, pero en mi opinión hay una que se destacó entre las demás. 

David Silva jugó su último partido en premier, su último partido en el Etihad. “El chino” llegó a Manchester en el 2010, fue de los primeros nombres importantes en aterrizar en el proyecto sky blue. 

Al principio como extremo, siendo importante en el ataque y generación de jugadas de gol, pero cada vez más líder, más organizador, más determinante. Creció infinitamente con Pep, lo hizo un mejor futbolista y le dió la responsabilidad de liderar el proyecto dentro y fuera del campo.

Aún no es final, falta ver qué hace el City en copa de Europa, quizá pueda por fin conseguir lo único que no ha conseguido

La despedida es rara, amarga, jodida. Todos sabemos porqué. El merecía irse con su gente en la grada, pero es lo que hay.

Se le trajo como una esperanza y se fue como una leyenda e ídolo del club.