Se acabó la espera y después de un año volvemos a tener campeón en el fútbol mexicano.
León se impone por un global de 3-1 ante Pumas, convirtiendo el esfuerzo y logros de todo un torneo en su octavo campeonato, donde Nacho Ambríz completa uno de sus sueños, ser campeón en primera división ya que con Necaxa se quedó con el subcampeonato.

León logra su octavo título, desde los torneos llegó el bicampeonato en 1947 y 1948, después lo vuelven a conseguir en 1951, 1955 y 1991; luego en los torneos cortos se proclamaron en el apertura 2013, clausura 2014 y ahora llega el toreo Guard1anes 2020, lleno de cambios y altibajos, resaltando el trabajo de Ambriz en el equipo, que trabajado desde el 2018 a su mando han logrado ser uno de los equipos más estables y quienes siempre se encuentran peleando los primeros puestos. Tener un buen número de jugadores veteranos no ha sido problema para el equipo ya que eso ha dado experiencia y calidad al equipo pues los jugadores se mantienen en forma.

 

Equipo compacto, unido, estratégico, definido e histórico, formando grandes jugadores como lo es Nacho González, quien tras 2 años de lesiones y ausencias en la cancha toma la decisión de terminar su carrera con este título, tomando la capitanía en este su último partido gracias a Luis “chapito” Montes, que decidió compartir el trabajo de Nacho González tras su largo trayecto y por ser su último partido.

 

Finalizó la celebración de campeonato con la entrega de medallas y trofeo por parte de Enrique Bonilla, quien también es su última aparición como presidente de la Liga Mx, pues llega Mikel Arriola, con quien se buscará lograr otros alcances en el fútbol mexicano.

Terminan los últimos 90 min de este torneo, con ilusión y esperanza de que el próximo supere cada expectativa.

Ana Martín del Campo