Un día histórico para el deporte, dentro del “año en que la tierra se detuvo”

El 2020 será recordado en la historia como “el año en qué la tierra se detuvo”, el año en que todo se pospuso, se canceló, el año en que tuvimos canchas y estadios sin público y además vivimos con la incertidumbre de saber si el deporte regresaría.

En un año donde eventos de la magnitud de los Juegos Olímpicos a celebrarse en Tokio, se pospusieron, dónde decenas de torneos a lo largo del mundo se cancelaron. Después de todo lo acontecido, este año por fin nos regaló uno de esos días mágicos en el deporte, un día lleno de azañas y récords que nos hicieron emocionar y vibrar a través de la pantalla, a la distancia.

Foto: Fórmula 1

La jornada la abrió el deporte motor, la máxima categoría del automovilismo se vistió de gala para el regreso de Nürburgring a la Fórmula 1, en el gran premio de Eifel en Alemania, en donde el inglés de 35 años de edad, Lewis Hamilton, consiguió lo impensable, algo que parecía hasta hace hace algunos años, nadie igualaría, empatar a Michael Schumacher como el piloto con más victorias en la fórmula 1, con 91 triunfos.

Foto: Fórmula 1

Seguramente Lewis se convertirá en el piloto con más triunfos sobre la grilla de la Fórmula 1 y al final del año habrá empatado al Kaiser en campeonatos, llegando a 7 títulos del mundo.

Foto: MARCA

Más tarde ese mismo día, sobre la histórica cancha Philippe Chatrier, el español Rafael Nadal reafirmó que cuando se trata de polvo de ladrillo, no existe un jugador más dominante en la historia del Tenis, como él.

El nacido en Mallorca consiguió a sus 34 años, su décimo tercer título de Roland Garros, regalándole al público presente una dominante actuación sobre el número 1 del ranking mundial, Novak Djokovic. El español sólo necesitó 3 sets para derrotar al serbio y conseguir así, su título número 20 de Grande Slam empatando el récord de su majestad, Roger Federer.

Foto: Google

Sin lugar a duda Nadal terminara su carrera como uno de los tenistas más grandes de todos tiempos y seguramente se retirará con el honor de ser el máximo ganador de Grand Slams.

Foto: NBA

Llegó la noche y no podría cerrar de mejor manera, LeBron James jugaba su primer final con Lakers, justo en el año en qué una leyenda del equipo como Kobe Bryant se nos adelantó en el camino.

James lideró a unos Lakers que contaron con la experiencia del Rey, de jugadores como Rajon Rondo y gente tan dominante como Anthony Davis. La noche fue prácticamente perfecta, Davis fue imparable bajo del aro, Rondo anotó 19 puntos importantísimos viniendo desde la banca y “El Rey” tuvo su triple doble número 28 en playoffs, anotando 28 puntos, 10 asistencias y 14 rebotes.

Foto: Google

LeBron James fue nombrado MVP de las finales y se convierte en el primer jugador de la historia en ganar dicha distinción con tres franquicias distintas, Miami (2013, 2014), Cleveland (2016) y Lakers (2020).

Y así cerro una jornada llena de emociones y récords que quedaron para la historia, deportistas que fueron dominantes, antes, durante y seguramente después del “año en que la tierra de detuvo”.

Julián Hernández Morales 2020.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *