Víctor Guzmán ha dejado de pertenecer al Guadalajara. Por un caso de dopaje, las partes involucradas, Pachuca y Guadalajara, han tomado posturas al respecto, los de Hidalgo han arropado al ‘pocho’ y los de Guadalajara «deseando lo mejor para el» lo han dejado fuera del plantel.

Desafortunadamente esto no termina aquí, el castigo de, Guzmán puede ser de seis meses a dos años en caso de ser positivo el doping (aún tiene una posibilidad de salir limpio si en la «prueba b» se demuestra que en primera instancia existió un error o la prueba fue contaminada.) y más allá de esto la mancha en su currículum será difícil de borrar, esto nos obliga a hacer conciencia como sociedad, de entender que el éxito mal manejado es un problema, que las amistades influyen muchísimo y que las drogas están al alcance de todos.

Esperamos que todo se resuelva de la mejor manera para, Víctor, para el fútbol mexicano y los dos clubes involucrados y sobre todo que este tipo de cosas no se repitan y mucho menos se oculten, la federación y la liga tendrán que dar explicaciones claras del porque sé supo casi seis meses después.